CRITERIO PARA LA ELECCIÓN DE BOTAS DE SEGURIDAD Y CUIDADOS DEL PIE

Como elegir un calzado adecuado para el rendimiento y desempeño del trabajador:

  1. El calzado que da buen resultado a un compañero o amigo, no tiene por qué ser buena para otros, hay que tener en cuenta la adaptación de la morfología, número del calzado y actividad física.
  2. De acuerdo a los principios ortopédicos un calzado de seguridad debe ofrecer:
    1. Seguridad
    2. Calidad
    3. Confort
    4. Durabilidad
    5. Protección
    6. Ergonomía
    7. Diseño
  1. Es aconsejable realizar la elección del tamaño del calzado al atardecer, cuando el pie está dilatado tras la actividad de la jornada, en las mismas condiciones que si se hubiera realizado una marcha de más de 3 kilómetros.
  2. El calzado debe ofrecer una correcta estructura ortopédica, el diseño de la suela debe ser ergonómico y flexible, la misma debe resistir bajo los ensayos previos 30.000 flexiones que nos garanticen que será duradero y confortable.
  3. La estructura interna del calzado debe ofrecer materiales de calidad, forro interno en carnaza, plantilla de montaje en cuero regenerado y plantilla higiénica (anti-bacterial) que permitan que el pie transpire y no se queden inmersos los vapores de agua en el calzado.
  4. Las plantillas y puntera de acero que conforman el calzado deben estar acorde al tallado, es decir, no se puede colocar un accesorio que supere dos tallas del número indicado.
  5.  Para acertar con el número hay que probarse el calzado con el tipo de calcetín que se usa para las labores de trabajo. Es conveniente probarse el número que se calza habitualmente y uno más para comparar la comodidad y el ajuste entre uno y otro.
  6. Al probarse la bota hay que fijarse en que el talón esté bien calzado, los dedos se muevan con libertad y el dedo gordo e índice no se replieguen sobre los demás.
  7. Cada país posee una relación diferente entre la talla en centímetros y el número de calzado. Incluso en el mismo país se observan diferencias entre distintos fabricantes, encontrar la talla correcta solo es cuestión de probarse números y darle utilidad poniéndolos a prueba durante una jornada laboral.
  8. Recuerde que un calzado de seguridad incorpora elementos de protección destinados a proteger a los usuarios de lesiones, que pueden ser ocasionadas por accidentes en aquellos sectores de trabajo para lo cual el  calzado fue concebido. Equipados con punteras (acero o composite) diseñadas para ofrecer protección frente al  impacto, con ensayo a un nivel de energía de 200 J (Joules).


Las enfermedades que afectan a los pies y los tobillos son muy comunes y pueden causar una serie de trastornos; grandes esfuerzos pueden ocasionar molestia y los puntos que podrían ser afectados por el trauma y las dolencias no traumáticas son:

  • Huesos
  • Articulaciones
  • Ligamentos
  • Músculos
  • Nervios
 

Los pies están sujetos a una gran variedad de prob­lemas de la piel y uñas. Los trabajadores pueden evitar muchos de ellos al seguir unas normas sencillas de cuidado a los pies:

  • Lávese los pies diariamente con jabón, enjuague y seque bien, sobre todo entre los dedos.
  • Corte las uñas horizontalmente derecho y no muy cortas. No corte los lados.
  • Use medias limpias y cámbielos dia­riamente.
  • Algunos pies sudan más que otros y son más pro­pensos al pie de atleta. De nuevo, puede que ayude el seguir unos cuantos consejos sencillos:
  • Seleccione zapatos hechos de piel (cuero) no de materiales sintéticos o tela.
  • Para algunos trabajadores, tal vez se recomienden calcetines sin color de lana o algodón ya que los tintes pueden causar o agraviar alergias de la piel.
  • Use talco para los pies.
  • Consulte a un médico para casos persistentes de uñas enterradas, callos, infecciones de hongos, y condiciones más serias tales como pies planos, Hallux Valgus (juanete), varices, artritis entre otras enfermedades.
  • Recuerde poner en práctica la seguridad. No la aprenda por accidente.

Es por ello que se hace necesario conocer el pie humano y sus mínimos detalles para  fabricar un calzado adecuado.
Es así como Marluvas piensa y actúa