Una bota de seguridad para cada caso

 

Una bota de seguridad para cada caso

Diferentes entornos de trabajo pueden requerir un calzado de seguridad específico para proteger los pies de lesiones.

A continuación le ofrecemos las situaciones más comunes de riesgo a las que pueden estar expuestos los pies de los trabajadores, y las botas de seguridad recomendadas para evitar cada una:

  1. Aplastamiento,pinchazos. Para evitar lesiones en los pies por caída de materiales o piezas pesadas y/o atrapamiento, deben usarse zapatos o botas de protección con refuerzo de acero en la puntera.

Por su parte, en los lugares en los que exista riesgo de sufrir lesiones por punción, como consecuencia de la perforación de la suela por clavos, virutas, vidrios rotos, astillas, etc., es necesario utilizar plantillas flexibles de acero incorporadas a la misma suela, o simplemente introducidas en el interior del calzado.

 

  1. Salpicaduras de productos químicos. Frente al riesgo derivado del empleo de líquidos corrosivos, o frente a los riesgos químicos en general, debe usarse un calzado con piso de caucho, neopreno, cuero especialmente tratado, etc., cuya suela deberá estar unida al cuerpo del zapato o bota de protección por vulcanización, y no cosido.

  2. Quemaduras. Para realizar trabajos que exijan la manipulación de metales fundidos o de materiales a altas temperaturas, se necesita emplear un calzado fabricado con materiales aislantes del calor e ignífugos.

  3. Riesgos eléctricos. Cuando se trabaja con equipos o instalaciones eléctricas, en lugares en los que existe riesgo de sufrir electrocución, el calzado de seguridad debe ser aislante, totalmente exento de componentes metálicos.

  4. Riesgo de explosión. Si en el lugar de trabajo existe riesgo de explosión por la presencia en el ambiente de polvos, gases o vapores inflamables o explosivos, el calzado de seguridad no deberá tener clavos ni piezas de hierro o de acero, para evitar la generación de chispas por rozamiento.

  5. Electricidad estática. Las personas pueden cargarse electrostáticamente debido al roce con ciertos materiales, o a la influencia de ciertos campos eléctricos. El uso de zapatos especiales con suela conductora son los más recomendados para evitar la acumulación de cargas estáticas sobre las personas que, en un momento dado, podrían generar chispas.

Cualquiera sea el caso, conozca las alternativas en botas de seguridad que Distribuidora Emcoars, C.A. tiene para su industria.